Atrás

Un sueño que nos enseña a reciclar y reutilizar

Un sueño que nos enseña a reciclar y reutilizar

 

Pedro Rodríguez lleva cerca de 38 años trabajando en el Ideam, en el área de meteorología aeronáutica del Aeropuerto Internacional Rafael Núñez de Cartagena. Su vocación siempre ha estado encaminada a cuidar y preservar el medio ambiente. Él considera que todos podemos hacer algo por nuestro planeta y que los actos pequeños cuando son replicados por muchas personas terminan siendo un verdadero cambio y, según él, eso es lo que necesitamos hoy en día. Para ello debemos cambiar la mentalidad y empezar a ver con otros ojos todas las cosas que nos rodean. Precisamente, fue ese pensamiento el que lo llevó a soñar con lo que hoy es su realidad: una casa construida con materiales reciclados.

 

Todo inició hace años, cuando tomó un par de botellas y gracias a su imaginación empezó a ver ese plástico que muchos consideran basura o estorbo cómo una materia prima de múltiples usos. Fue así como creó una escoba que aún hoy tiene y es igual de útil a una escoba comercial que se puede adquirir en cualquier supermercado. Con este logro se dio cuenta que podía cambiar el manejo del plástico y hacer algo más provechoso.

 

imagen1

 

En el sector de La Boquilla, a unos cuantos metros de la ciénaga y de la orilla del mar está la casa de Pedro. Una casa blanca, con una decoración bastante particular, pues la fachada está construida en concreto y materiales reciclables. Con botellas y tubos de PVC hizo la cerca del jardín; la puerta principal son dos estibas, que para algunos ya eran un desperdicio, pero para él serían la entrada a su hogar y la muestra de un proyecto que muchos consideraron imposible de realizar. El antejardín de su casa también es de adoquín reutilizado.

 

Pedro tiene una parte de Cartagena en el corazón de su hogar, puesto que dichos materiales hacían parte de una calle de la ciudad que fue remodelada y pasaron a ser escombros. También hay botellas y tapitas que ayudan a decorar el jardín y le dan un toque colorido y moderno a este espacio. Las ventanas de la casa también son estivas y el toque decorativo lo proporcionan unas guirnaldas de picos de botellas pintadas, que le dan vida y color al espacio.

 

Esta es una muestra para ver cómo los sueños se vuelven una realidad cuando se mira el mundo de una manera diferente. Hace cuatro años Pedro visualizaba todo esto, pero no sabía cómo realizarlo; sin embargo, poco a poco empezó a trabajar por su hogar y con mucha imaginación volvió a darle uso a lo que para algunos ya no era utilizable.

 

imagen2

 

El ejemplo de Pedro es algo que todos debemos tener en consideración, siempre podemos darle un uso alterno a todo lo que nos rodea, de paso ayudamos a salvar a nuestro planeta y al medio ambiente.

 

ZONA DE NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES